• El PAN busca reformarse luego de la derrota electoral




    Después de la derrota en las elecciones presidenciales, el Partido Acción Nacional (PAN) llegará a su Asamblea Extraordinaria en medio de la pugna por la reforma a sus estatutos y que ha provocado división en algunos sectores del partido.

    Después de un trabajo de varias semanas en que los órganos del partido redactaron los nuevos estatutos, el PAN pretende que los 5,000 asistentes a la Asamblea de este sábado aprueben los cambios a sus documentos rectores.

    En su proyecto de estatutos, el PAN comienza con un mea culpa, aceptando que aunque los estatutos fueron reformados por última vez en el 2008, buscando obtener mejores resultados electorales, esto no fue posible.

    “Se buscó que el PAN no quedara atrapado en conflictos internos perma­nentes y mejorar los procesos de selección de candidatos a través de la creación de un órgano imparcial e independiente para organizar las elecciones internas y resolver las controversias entre los precandidatos y candidatos.

    “A pesar de estas intenciones, y del trabajo realizado por las instancias del partido diseñadas para tales fines, prevaleció un conjunto de normas que no dieron solu­ción a diversos problemas que afectan la vida institucional del Partido, así como algunos vicios contrarios a los fines de Acción Nacional”, señala el proyecto de estatutos que votarán los panistas este sábado.

    El partido reconoció también que su capacidad de sancionar las conductas que “amenazaban el prestigio” del PAN, se redujo al mínimo.

    Además, los panistas llegaron a la conclusión de que la creación de diversos  órganos al interior sólo trajo el retraso en la resolución de conflictos internos que, en algunos casos, llegaron a dirimirse en los tribunales.

    A partir de ese diagnóstico adverso, el partido emprendió una depuración de su militancia, que implicó perder al 80% de quienes se encontraban en el partido, así como una reforma a sus estatutos donde se modificaron algunas cuestiones sensibles.

    Entre los principales cambios que se introducirán se encuentra la eliminación de la figura de “adherentes”, con lo que el partido sólo se conformará con militantes inscritos en el padrón de ese instituto político.

    Sin embargo, aunque se hará más fácil el proceso de afiliación al partido, para mantenerse en sus filas se deberá demostrar que realiza algunas actividades en beneficio del PAN, como participar en actividades comunitarias permitidas por el partido y contribuir a sus gastos.

    “Va a ser muy fácil entrar al partido, lo que va a ser necesario comprobar para seguir siendo panista es un activismo, una participación directa, positiva, verificable”, ha dicho Gustavo Madero a favor de estos cambios.

    El PAN también abrirá espacios para personas que quieran convertirse en militantes en el exterior, a quienes solicitará su matrícula consular como medio de identificación y deberán someterse a las mismas disposiciones.

    El albiazul pretende también reactivar la obligación de que cada uno de sus militantes realice contribuciones al partido, de forma periódica y en circunstancias extraordinarias si es necesario.

    Con esto se pretende crear el Registro Nacional de Militantes, con el que se tendrá un control real sobre quiénes forman parte del PAN.

    Para evitar que haya mala conducta por parte de sus militantes, el PAN creará la Comisión de Orden, órgano que tendrá la facultad de imponer sanciones a quienes no cumplan con la doctrina del partido y que pueden ir desde la suspensión de derechos, la inhabilitación o la expulsión del partido.

    El PAN mantendrá como métodos de elección de candidatos la votación de los militantes, la designación o la elección abierta de ciudadanos.

    El partido contempla la elaboración de un Plan de Desarrollo para trazar una ruta de crecimiento a largo plazo, además de crear un mecanismo donde los órganos ejecutivos coadyuven con panistas que sean electos para cargos de elección popular o sean designados para ocupar un puesto en la función pública.

    En el proyecto de estatutos del blanquiazul se establece también que el proceso de elección de los comités directivos, tanto a nivel federal como estatal y local, se realizará seis meses después de que pase la elección correspondiente.

    Para el actual Comité Ejecutivo Nacional, presidido por Gustavo Madero, la fecha de término de su periodo sería en diciembre próximo y, en teoría, aunque la renovación posterior sería cada tres años, al haber elecciones en el 2015 deberá ser en ese año.

    Los panistas han asegurado que al interior de su partido existe debate, más no división.

    “(En esta asamblea) esperamos que haya debate, discusión y votaciones, y que se obtenga un estatuto que sea avalado por los panistas y que nos sirva para seguir el camino de la reforma del partido que hemos emprendido", ha dicho Cecilia Romero, secretaria general del PAN.

    Los cambios a los estatutos del PAN deberán ser aprobados por las dos terceras partes de los asistentes a la Asamblea Extraordinaria, que se llevará a cabo este sábado en la Arena Ciudad de México, en la capital del país. 

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez