• Congreso mexicano en el Top 5 de los más caros del mundo





    El hecho de que el primer periodo ordinario de sesiones de la LXII Legislatura (septiembre-diciembre 2012) haya sido “muy relevante” por la importancia de las reformas aprobadas no significa que el Congreso mexicano se haya transformado para ser la institución moderna, transparente y profesional que México necesita, afirmó Luis Carlos Ugalde.

    “La eficacia del Congreso para producir buenas reformas es resultado del contexto político -el Pacto por México y los liderazgos del presidente de la República y de los coordinadores parlamentarios del PRI, PAN, PRD y PVEM- y no de una transformación de la forma como opera, el cual sigue mostrando debilidades estructurales”, explicó.

    Al presentar en conferencia de prensa los resultados del cuarto número de “Reporte Legislativo”, documento elaborado por Integralia Consultores, su Director sugirió que para mejorar el desempeño de los legisladores federales mexicanos urge fortalecer el sistema de comisiones, transparentar el uso y destino del dinero asignado a los grupos parlamentarios y mejorar los indicadores para evaluar el trabajo legislativo.

    “La deficiente organización de los datos o la falta o retrasos en la publicación de los informes de trabajo de las comisiones legislativas es un obstáculo para la transparencia y rendición de cuentas y, al mismo tiempo, uno de los principales retos que deberá enfrentar la actual legislatura”, cita el documento de la organización dedicada al estudio y promoción de la transparencia y rendición de cuentas que encabeza el exconsejero Presidente del Instituto Federal Electoral (IFE).

    El estudio revela que el Congreso mexicano es el quinto con mayor presupuesto en el mundo, ya que en el 2010 tuvo un costo de más de 8,800 millones de pesos, superado solamente por Estados Unidos, Brasil, Nigeria y Japón.

    Los congresos de Francia y Argentina, refiere, fueron superados por México en casi 1,000 y 3,000 millones de pesos de aquel año, respectivamente
    “La tendencia histórica del presupuesto del Congreso ha sido creciente: si se suma el monto aprobado para ambas cámaras y el de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre el 2001 y el 2013 el Poder Legislativo ha erogado más de 121,000 millones de pesos constantes, a diciembre del 2012”, precisa el reporte de 91 páginas.

    Durante el periodo de estudio, la senadora Mónica Arriola Gordillo (Panal) y el diputado federal Carlos Aceves y del Olmo (PRI) se distinguieron por su baja participación en las votaciones del pleno cameral, en tanto que el senador priísta Joel Ayala Almeida y el diputado perredista Víctor Manuel Bautista López (PRD) destacaron por su menor presencia en las sesiones.

    Según la información disponible, comentó Ugalde al explicar los detalles del estudio, acompañado por Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), y María Amparo Casar y Verónica Baz, investigadoras del CIDE y del CIDAC, respectivamente, de las 62 comisiones de trabajo del Senado, ocho no habían publicado su plan de trabajo hasta el pasado martes, es decir, siete meses después de iniciada la actual legislatura.

    En el caso de la Cámara Baja, de las 56 comisiones ordinarias tres no habían cumplido con lo que establece la normatividad interna respecto al citado plan de trabajo.

    Tras su alocución, Ugalde concluyó que el Poder Legislativo, cuya facultad es exigir cuentas al Ejecutivo federal, es incapaz de dar cuentas de cómo gasta el dinero.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez