• Adiós a Bebo Valdés, la figura del jazz afrocubano




    El músico cubano Bebo Valdés, una de las figuras más prominentes del jazz latino a nivel mundial, falleció este viernes en Suecia a los 94 años.

    Fue pianista, compositor, arreglista y director. Ese talento también brilló con su hijo, el pianista Chucho Valdés.

    Valdés sufría de Alzhéimer y gran parte de sus últimos años ya retirado los vivió en Benalmádena, España.

    Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, conocido en el mundo artístico como Bebo, nació el 9 de octubre de 1918.

    Su carrera puede dividirse en dos grandes etapas. La primera en Cuba en los años cuarenta, en donde trabajó durante más de diez años en el famoso cabaret Tropicana y al lado de leyendas como Cachao, Benny Moré, Mario Bauza o Ernesto Lecuona.

    A principios de los cincuenta formó su orquesta Sabor de Cuba e incluso se le considera creador de su propio ritmo, el batanga.

    La segunda etapa de su carrera llega tras su exilio en Estocolmo, Suecia, en 1960. Allí vivió 42 años y había vuelto hace apenas unas semanas debido a su deteriorado estado de salud.
    En Suecia se casó y tocaba el piano en un bar de la capital.

    Tras mantenerse en silencio 30 años, el músico cubano Paquito D'Rivera lo convence de volver a la música con el trabajo "Bebo rides again" en 1994. También participó en el documental "Calle 54" y la cinta "Chico y Rita" del director español Fernando Trueba.

    Y aunque esta segunda etapa su obra también es extensa, quizá su trabajo más recordado es el multipremiado álbum "Lágrimas negras" que grabó junto a Diego El Cigala y por el que conquistaron un premio Grammy Latino, tres discos de platino en España y fue calificado como "el mejor album del año" por The New York Times.

    En declaraciones a la agencia de noticias Efe, El Cigala calificó la muerte de Valdés como una "pérdida irreparable" y consideró que conocer al pianista cubano era una de las cosas más bonitas que le han pasado en la vida.

    "Se ha ido con la calidad de genio que le caracterizaba", dijo el cantaor. "De Bebo me quedo con todo porque sobrepasaba fronteras, era humilde, muy de pueblo, muy campechano, bromista, y caballero".

    Tras su muerte, el talento permanece en la familia Valdés. Su hijo, Chucho, es otra gran figura de la música con el que el pianista grabó su último disco homenaje a la música cubana "Bebo y Chucho Valdés, juntos para siempre". 

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez