• A Acapulco, ciudad de Reyes, no la matarán sus lacayos / Carlos Álvarez Acevedo


    Un lacayo es una palabra con una varios significados, una, “criado vestido con librea que acompañaba a su señor a pie, a caballo o en el coche”, otra, “Se aplica a la persona servil a la que le gusta hacerse ver en compañía de una persona importante”. Acapulco, es una ciudad fundada por Reyes, no por lacayos. Es una ciudad importante, sin embargo, para los ignorantes, nuestro puerto se remonta a la época “dorada”, que para ellos es cuando venían los actores de Hollywood, cuando el primer administrador priísta, Miguel Alemán Valdés, la impulsó económicamente, obviamente, por quedarse ilegalmente con propiedades importantes para beneficio personal, que aún continúan en las manos de sus descendientes.

    Acapulco no se remonta a 70 años atrás. Acapulco es una ciudad histórica, una fundada por los Reyes de España, los más poderosos del mundo en ese momento. Corría el año de 1532, cuando se emitió una orden real en la que Acapulco pasó a depender de la Corona española y se le asignó el nombre de Ciudad de los Reyes. El comercio con Asia -vía marítima-, además del trazo de la ruta de Acapulco hacia la Ciudad de México, hizo del puerto un punto geográfico estratégico. Y aunque tenía un aspecto pobre, pues era un puerto de paso, la ciudad prosperaba.



    Casi 500 años después, Acapulco sigue pobre, pero prospera. Una contradicción hiriente, un contraste abrumador entre el Acapulco rico y un Acapulco miserable de la periferia, en donde se concentra la mayor parte de su población, que sobrevive con las migajas que le dan los malos empresarios, los malos políticos.

    Yo me uní a los pesimistas que ven en Acapulco una situación insostenible. De hecho, y lo tengo documentado, fui el primero en diagnosticar que Acapulco era la segunda ciudad más violenta del mundo, cuestión que se confirmo hace muy poco. Entonces se rieron de mi, ahora, se les retuerce el estómago. "El bien, quisimos el bien; enderezar al mundo; no nos faltó entereza, nos faltó humildad", escribió Octavio Paz en su “Nocturno a San Ildefonso”.

    Hoy, no me uno a los optimistas, pero si cambio de actitud. Tengo que ver lo positivo entre toda la mierda. Uno de los ejemplos a seguir, entre muchos otros, es el Colectivo Ciudadano que fundó el portal “Quinto Poder”, al cual me uno hoy con editoriales exclusivas. Esta iniciativa puede ser juzgada por factores externos, como se me juzga a mi por otros. Pero su titular es un hombre optimista sin caer en los excesos. Siempre, desde que lo conozco, me ha demostrado ser un hombre congruente, aunque no siempre he estado de acuerdo con él, y para mi eso vale más que las pinches etiquetas.

    Le reconozco ser inteligente y emprendedor, algo que muchos ven mal, pero que no se atreven a afrontar. “Existe una gran diferencia entre conocer el camino y andar el camino”, dice un personaje llamado Morpheus en la popular película “The Matrix”. A mi no me gusta la cinta, pero se que a Raúl Gatica sí. 

    Los acapulqueños sabemos andar el camino, así como lo hacen diariamente cientos de paisanos que se levantan temprano para ir a trabajar, y con el sudor de su frente, regresar a darle de comer a sus hijos, aunque sólo les lleven frijoles y bolillos, que es para lo que les alcanza.

    Eso es lo que importa, por eso vale la pena luchar. Acapulco no se reduce a la violación de las turistas españolas, al asesinato de un belga, y al asalto con violencia de canadienses. Por supuesto, son un activo importante, pues son ellos los que nos dan de comer, “no muerdas la mano de quién te da de comer”, reza un sabio dicho popular. Algunos han mordido la mano de nuestros turistas, pero no somos todos. Ahora lo importante es identificar quienes son esos perros que han mordido, en su conjunto, a Acapulco. Y bueno, para eso, y desde hoy, estamos aquí.

    Reitero, afirmo, juro, que Acapulco no tiene la culpa, Acapulco vive.

    Por Carlos Álvarez Acevedo.


    Politólogo con estudios en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey. Consultor Político. Se desempeñó como editor en jefe de varios portales, entre ellos SinEmbargo.Mx. Consejero Ciudadano del Observatorio Mexicano de la Homofobia (OMHO). Ha publicado en diversos medios nacionales, entre ellos Excélsior, y diversos medios estatales, así como sitios web. Coautor de un libro editado por la Conapred. Correo: contacto@gurupolitico.com Twitter: @GuruPolitico Facebook: GuruPolitico Web: http://www.gurupolitico.com


    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez