• UN NUEVO CAMINO




    Por Roberto Álvarez Heredia
    Desde el sábado por la mañana, una legión de funcionarios de 17 dependencias federales toca las puertas de las casas pobres de los municipios de Acapulco y Apango, resueltos a ponerle nombre y apellido a las estadísticas de la desigualdad del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, y cumplir con la instrucción de erradicar con un nuevo enfoque la pobreza extrema, que apenas el viernes les dio el presidente Enrique Peña Nieto.

    ¿Y porque se hace este ejercicio en Acapulco y Apango? Porque serán modelo para preparar la intervención en 400 municipios considerados en la Cruzada Nacional contra el Hambre con nuevos lineamientos y atacados con el nuevo Catálogo Nacional de Programas Sociales, avalados por Transparencia Mexicana y CONEVAL.
    Y es que siempre en México, y especialmente en nuestro sufrido estado de Guerrero, el esquema de combate contra la pobreza se había concentrado en acabar con las carencias que viven las familias con despensas, dinero regalado y bultos de cemento. El enfoque asistencialista había sido repartir alimentos y apoyos a cambio de votos, y no terminar con las causas que provocan la desigualdad social.
    Hoy, se vislumbra que la prioridad será fortalecer las capacidades productivas de los pobres y con acciones sencillas pero de un gran impacto para quienes viven bajo la línea de la pobreza: Que las familias coman adecuadamente. Que no haya niñas y niños desnutridos y crezcan mejor. Que los campesinos y los pequeños productores ganen más. Que no haya perdidas pos cosechas, que en México ocurre entre un 25 a un 50%. Y se despierte la movilización social.
    Con cuestionarios en la mano, funcionarios recorrían polvosas calles, recogían datos y levantaban listas de los futuros beneficiarios de los nuevos programas sociales de Enrique Peña Nieto, y con la imagen que desprendían me prometían algo esperanzador: que la Cruzada Nacional contra el Hambre no será un mero regalador de despensas, que será una estrategia integral, que implica también una política económica para que haya crecimiento y mejore el ingreso de la gente pobre.  
    Y la tarea no será fácil, pero no imposible. Habrá transferencia monetaria y condicionada de ingresos, subsidio a los alimentos, asistencia técnica orientada a la producción y a la productividad, y proyectos integradores con financiamiento, capacitación y apoyos a la formación para la vida.
    Yo sólo espero que los tiempos del paternalismo y el control político queden finalmente atrás y haya un cambio transformador en la actitud de quienes serán responsables de encabezar en Guerrero los esfuerzos del nuevo gobierno. No se trata de condicionar los apoyos con votos, porque sería criminal, ofensivo y decepcionante para una mayoría que creyó que habría un cambio real con el presidente Enrique Peña Nieto.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez