• Británico transportó un pedazo de su cráneo en una caja



    Lee Charie, británico de 32 años, no recuerda haberse caído de un balcón en Tailandia. Cuando se despertó, le habían quitado parte de su cráneo.

    Los médicos en Tailandia le había cortado una parte para aliviar la presión que se acumula en el cerebro.

    Entonces, Lee llevó esta pieza de cráneo hasta casa en una caja de poliestireno, con la esperanza de que los cirujanos del Reino Unido fueran capaces de utilizarlo para reconstruir su cabeza.

    Lee se encontraba de vacaciones en la isla de Koh Tao cuando se lesionó. Sus recuerdos del imprevisto son confusos, pero su padre enseguida voló cuando el accidente tuvo lugar en diciembre.

    A Peter Charie le dijeron que su hijo se había caído de una altura de más de 7 metros y que estaba inconsciente cuando le encontraron.

    Finalmente, Lee Charie pasó un mes recuperándose en hospitales de Tailandia, antes de su vuelo de vuelta a casa, en el Reino Unido, acompañado de médicos.

    Su padre fue quien llevó el cráneo seccionado que los doctores le habían retirado. “No tuve ningún problema en pasar el control de aduana y de seguridad”, dijo.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez