• Criptógrafos no logran descifrar código que acarreaba paloma de la Segunda Guerra Mundial





    Hace unas semanas atrás, un ex oficial de libertad condicional llamado David Martin, mientras renovaba su casa en Surrey, Inglaterra, desenterró en el patio el esqueleto de una paloma mensajera de la Segunda Guerra Mundial que los oficiales de inteligencia de su país ocuparon profusamente para enviarse mensajes secretos mientras transcurría el conflicto en los años cuarenta.

    Lo increíble es que pese a todos nuestros avances en criptografía en los últimos 60 años aún hay muchos textos que no hemos podido descifrar (y ni decir el manuscrito Voynich), y el mensaje que acarreaba la paloma mensajera es uno de ellos.

    Esto es porque Martin, como un buen súbdito británico, le entregó la correspondencia al servicio de inteligencia de Inglaterra que se dedica a descifrar códigos secretos, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ por sus siglas en inglés), quienes han tratado de descifrar el mensaje desde comienzos de noviembre sin ningún éxito.

    Los expertos del GCHQ aseguraron no tener dudas que se trata de una carta verdadera, con un mensaje real oculto entre el texto, sin embargo, les ha sido imposible descifrarlo sin tener acceso al cuaderno de notas del receptor del mensaje, el que habría tenido registrado el método para entender el código.

    La carta estaba en un pequeño envase rojo y tiene registrado el que envió el mensaje bajo el código de ”Sjt W Stot”, mientras que quien iba a recibir el mensaje es llamado ”X02″. Si alguien quiere intentar descifrar el texto, el mensaje completo dice así:

    AOAKN HVPKD FNFJW YIDDC

    RQXSR DJHFP GOVFN MIAPX

    PABUZ WYYNP CMPNW HJRZH

    NLXKG MEMKK ONOIB AKEEQ

    WAOTA RBQRH DJOFM TPZEH

    LKXGH RGGHT JRZCQ FNKTQ

    KLDTS FQIRW AOAKN 27 1525/6

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

     
    El Tiempo en Acapulco De Juárez